viernes, 30 de marzo de 2012

Autoplacer


Yolanda Diez Bastián
Psicóloga Feminista del Espacio de Salud Entre Nosotras

El sistema de creencias de las mujeres respecto a la sexualidad ha ido variando en los últimos años, ya empezamos a  creernos, por fin, aquella frase tan manida de “Tu cuerpo es tuyo”. Cada vez se cuestionan más las normas sociales y menos las prácticas de las personas, aunque aún nos  queda mucho camino para deshacernos de todas esas creencias tan arraigadas que sitúan nuestra sexualidad en manos de los otros, los hombres, y centrada sobre todo en el sexo coital. Nos hemos creído que si no tenemos orgasmos a través de la penetración, es porque tenemos un problema, es decir, somos nosotras las que nos tenemos que adaptar al tipo de práctica sexual que la sociedad patriarcal dice que esta bien, aunque esta sobradamente demostrado que la forma mas habitual de tener un orgasmo en la mayoría de las mujeres es a través de la estimulación clitoridiana y externa, y no tanto vaginal.

Si todo lo que gira en torno a la sexualidad es oscuro y esta lleno de supuestos falsos, más aún cuando hablamos de la sexualidad con una misma, de la masturbación, onanismo, autoestimulacion…. Nosotras cuando hablamos de la masturbación preferimos referirnos al autoplacer, al autoerotismo, porque engloba más componentes que tienen que ver tanto con los aspectos físicos, como emocionales, ya que el placer no solo esta localizado en los genitales sino que abarca todo nuestro ser.

Fueron muchos los  autores que hablaron de la masturbación, uno de los primeros fue Sigmund Freud que sostenía que “ la masturbación adulta era la causa de una de las formas de neurosis”, pero fue el Informe Kinsey el que provocó cierto revuelo social al revelar que el sexo solitario era una práctica mas común y habitual de lo que se pensaba en aquella época, tanto entre los hombres como entre las mujeres y que no conlleva ningún tipo de daño físico o psicológico sino todo lo contrario.

Uno de los principales criterios para  desechar esta práctica provenía  del miedo de que si los hombres se masturbaban no podrían utilizar su semen para procrear, que al fin y al cabo ha sido el objetivo único de la sexualidad durante mucho tiempo. En el caso de que fueran las mujeres el peligro era que se las quitaran las ganas de tener relaciones sexuales cóitales con los hombres, disminuyendo las posibilidades de concebir. Con lo cual el trabajo de la sociedad patriarcal consistirá en hacer ver ante los ojos de todos/as que la masturbación es mala y peligrosa y ¿cómo hacerlo? a través de mitos sociales que tiene la característica fundamental de ser trasmitidos generación tras generación  y no ser cuestionados.


El sexo es una creación social, las normas sociales determinan la conducta sexual  adecuada, los parámetros “normales”, en el momento en el que sale de estos, se habla de patología, de enfermedad y desviaciones.

Prácticamente toda la población en sus distintas etapas evolutivas se masturba, desde muy temprana edad hasta ser ancianas/os. Aunque dependiendo del tipo de educación y del sentimiento de culpa que se haya interiorizado, se reconocerá mas abiertamente o no.

La sexualidad es otra de las  formas en las que se puede visibilizar la desigualdad social. Tanto a chicos como a chicas cuando empezamos a descubrir nuestra sexualidad en solitario, nos llegan mensajes negativos, como una forma de represión psicológica para controlar el hecho de ser parte activa de nuestra sexualidad, relativos a la cantidad innumerable de consecuencias físicas y psicológicas que puede tener masturbarnos :provoca la caída del pelo y de los dientes, te vuelves loco/a, es un pecado mortal, arderás en el infierno, te quedaras ciego/a, te saldrán pelos en la mano…un sin fin de desgracias. Sin embargo las/os chicas/os adolescentes se enfrentan de distinta forma a esta situación, los chicos alardean y compiten para saber quien es el más macho, que viene determinado por el número de veces que ha sido capaz de eyacular, sin embargo en las chicas, nuestra feminidad pasa por el NO expresar abiertamente las veces que nos hemos masturbado porque tiene una relación inversamente proporcional al grado de decencia de una mujer.

La consecuencia de esto es que los hombres mienten sistemáticamente en las encuestas sexuales exagerando la frecuencia con la que acuden a la masturbación, mientras que las mujeres mienten en sentido contrario, minimizando la frecuencia.


El código moral de la conducta sexual femenina siempre ha sido muy restrictivo, muy distinto del de los varones. Hoy en día casi no se habla de autoerotismo femenino y si se hace es casi siempre desde la incomodidad, esto se percibe perfectamente en los grupos terapéuticos que se imparten en A.M.S., a pesar de llevar meses reflexionando y de haber trabajado sobre temas tal vez más dolorosos, este tema, es difícil de verbalizar, da la sensación de que aún no hubiéramos asumido a nivel emocional el derecho  a disfrutar a solas de nuestra sexualidad, es como que tuviéramos que hacerlo a través de la relación sexual con otros/as.

Se suele conceptualizar la sexualidad “solitaria” como el masajeo mas o menos exitoso (orgasmo) de nuestros genitales (masturbación), no como actividad en la que están involucrados todos nuestros sentidos, desconocemos por completo  lo que significa el autoerotismo.

En la mayoría de los casos partimos del desconocimiento de nuestra anatomía y más aún de su funcionamiento (fisiología), por ejemplo poco sabemos del CLÍTORIS, cuando resulta que es la única parte de nuestro cuerpo que no tiene otra función más que proporcionarnos placer.

Las imágenes sobre la anatomía del clítoris no están bien documentadas, la mayoría de las descripciones de los manuales son poco detalladas o inexactas, hoy en día si vemos cualquier libro relativo a la educación sexual de nuestras/os hijas/os podemos ver los dibujos de siempre, donde el clítoris aparece como un pequeña protuberancia, sin darle toda la relevancia e importancia que tiene y sin contemplar que es un órgano que se extiende internamente. No se nos da una información veraz sobre algo tan básico como lo es la anatomía de nuestros órganos genitales.

El ejemplo y la diferencia se muestran claramente en las representaciones gráficas que aparecen a continuación. En el primer dibujo se puede ver lo que habitualmente llamamos clítoris, una pequeña protuberancia, una especie de botoncito, es la parte visible. En la segunda imagen podemos observar que se trata de una estructura mucho más grande, interna y que se bifurca formando una V, cuando nos excitamos no solo entra en acción la parte visible, sino que también lo hacen estas partes mas ocultas. Si quieres ver el video donde obtendrás una información mas amplia sobre este tema cliquea en tu buscador “El clítoris on vimeo”.

"Guía de salud sexual para mujeres" 2010, Colegas Junta de Andalucia"



Imagen del Vídeo "El Clítoris" Canal Odisea 2003, Francia
                 
                                                                     


Muchas mujeres que llegan al Espacio de Salud Entre Nosotras se sienten fracasadas por que no consiguen tener relaciones sexuales satisfactorias consigo mismas, piensan que no hacen las cosas de la “forma correcta” para acceder al placer, se desesperan buscando una solución muy alejada del autoconocimiento, sintiéndose cada vez mas presionadas.

Otra de las cuestiones que suelen plantearse en los grupos es la de creer que el tener una pareja sexual implica la renuncia a la sexualidad con una misma, cuando resulta que es todo lo contrario, autoestimularse tendría que verse como algo natural, como una manera de conocerse mejor a todos los niveles, a nivel físico y a nivel emocional, para luego poder compartir y disfrutar mas plenamente de las relaciones sexuales compartidas, en unas ocasiones y en otras de mi propia sexualidad.

También muchas mujeres, activas sexualmente y conectadas con su necesidad de expresarse y desarrollar el área sexual, entran en conflicto y se enfrentan a un entorno en el que imperan valores religiosos y morales más conservadores y mas acordes con el modelo imperante, recordándolas el  concepto negativo de lo que significa el autoerotismo, asociado a no ser una mujer digna de respeto.

Toda la mala información que hemos recibido sobre la sexualidad y concretamente sobre el tema del autoplacer hace que experimentemos unos intensos sentimientos de culpa inoculados desde muy temprana edad y que consiguen bloquear el deseo sexual, y nos impiden centrarnos en las sensaciones agradables, inhibiéndonos de la posibilidad de experimentar con nuestro propio cuerpo.

Por lo tanto, para gozar de nosotras mismas tendremos que centrarnos en aprender a responsabilizarnos de nuestra sexualidad a través del autoconocimiento de nuestra anatomía fisiológica, autoexploracion sexual y el autodescubrimiento de nuestro placer.

Para ello, es importante que empecemos por cuestionarnos como han influido los mensajes que nos han dado sobre nuestra sexualidad, en concreto respecto al tema del autoerotismo, que hagamos un repaso de nuestras primeras experiencias y como todo esto condiciona nuestra actitud actual.

Asumir que el autoconocimiento no es una serie de pasos o técnicas que llevan al orgasmo, es un proceso integral, en el que se ven involucrados actitudes, pensamientos, sentimientos, fisiología, en fin todo el ser….por lo que se hace necesario un mayor conocimiento de nuestro cuerpo, de nuestros genitales y darnos permiso para experimentar. Cuanto más experimentemos más posibilidades tendremos de descubrir nuevas formas de placer.

Con todo ello tendremos la oportunidad de plantearnos una sexualidad más igualitaria donde no estén tan representados los roles, y haya menos diferencia entre las funciones de los dos sexos, asumiendo la diversidad sexual, convirtiendo la sexualidad en una expresión de la individualidad.

En definitiva decidir cómo queremos que se siga desarrollando nuestra sexualidad y como deseamos que encaje en el resto de nuestra vida.




** Si te ha interesado este artículo, quizá te interesa leer la revista completa sobre las Sexualidades de las Mujeresparticipar en nuestro Taller de Desarrollo Afectivo-Sexual










viernes, 23 de marzo de 2012

Deshaciendo Nuestros Nudos Emocionales: Taller de Desarrollo Afectivo-Sexual

Por Mercedes López Lucas
Psicóloga Feminista del Espacio de Salud Entre Nosotras

A día de hoy no se ha desarrollado una educación sexual desde la infancia que permita descubrir a las criaturas su potencial sexual. Y por tanto, sigue siendo muy necesario desarrollar talleres para que las personas puedan desaprender lo que han interiorizado de una socialización negativa, y así conectar con sus necesidades personales a través del redescubrimiento del placer lúdico del erotismo.

Dentro de este objetivo general, hemos planteado un taller terapéutico dentro de nuestro espacio Entre Nosotras.

Las mujeres hemos sufrido mucho en nuestro recorrido histórico. Hemos pasado de no existir como seres sexuales a tener que ser hipersexuadas, pero como una forma de satisfacer un deseo sexual masculino mitificado. Hemos pasado de una obligación a otra centradas en las necesidades ajenas, hemos utilizado nuestro cuerpo para conseguir un poco de afecto, o para evitar enfrentarnos a conflictos.

Y necesitamos encontrarnos con nosotras mismas, saber qué es lo que realmente nos erotiza, independientemente de que sea funcional o no para los demás.

El eje transversal del taller es fomentar una sexualidad autónoma centrada en las propias necesidades, y para eso hay que reconstruir el afecto socializado dependiente de una sexualidad servil, para convertirlo en un afecto que permita redirigir las necesidades sexuales reales hacia nuestra satisfacción personal.

Buscamos a mujeres que quieran sentirse dueñas de su sexualidad, que quieran abrir en su mente un espacio para echar fuera las ideas que las bloquean y las hacen sufrir, y dejar hueco para explorar cómo vivirían su erotismo si no tuvieran que estar pendientes de lo que otras personas esperan de ellas. Para poder hacer este proceso lo más importante es estar dispuestas a jugar, jugar y jugar, como si fuéramos niñas, manteniendo a raya nuestros prejuicios, acogiendo nuestros descubrimientos con ternura y curiosidad.



Para analizar el Deseo sexual, se pide a las participantes que conecten y expresen, a través de una técnica plástica, su imaginario erótico. Este collage fue realizado y cedido por Teresa Sagardoy.

El desarrollo del taller tiene un hilo conductor, que va deshaciendo poco a poco los nudos de nuestra sexualidad femenina, desde el pasado hasta el presente para abrir nuevas posibilidades hacia el futuro; y desde el placer global de nuestro cuerpo hasta el más específico, para profundizar en las diferentes capas de nuestro erotismo.

Primero analizamos cómo ha condicionado la socialización afectivo-sexual en cada aprendizaje personal de las mujeres del grupo, desde nuestra niñez hasta nuestra historia sexual compartida. Y vemos como el nivel de afecto recibido configura nuestra autoestima femenina, necesaria para atrevernos a caminar la sexualidad con confianza en nosotras mismas; y como esto repercute en todo nuestro recorrido hasta ahora.

En un segundo bloque dedicamos tiempo a observarnos, a mirarnos en el “espejo”, para ver qué trabas tenemos para sentirnos a gusto dentro de nuestro cuerpo, para sentirlo con más intensidad desde el placer, para quererlo y mimarlo, y si es necesario, reconciliarlos con él. Le dedicamos una atención especial a nuestra vulva, que sigue siendo una gran desconocida, hasta le escribimos una carta, como si fuera una amiga importante perdida por el camino.
Buscamos ampliar nuestro concepto de sexualidad genital a toda nuestra capacidad de sentir placer en nuestro cuerpo. Queremos saborear los sentidos, combinar ingredientes viejos y desconocidos para conseguir recetas más sabrosas, y potenciar nuestro erotismo. Nos relacionamos con nuestros genitales respetando su ritmo personal, sin exigencias ni críticas, escuchando lo que necesitan de verdad. Y por supuesto, nos hacemos conscientes de qué estímulos avivan nuestros deseos sexuales, y permitimos que la fantasía erótica se vaya desplegando, mientras nos vamos despojando de la vergüenza aprendida.

Por último, nos centramos en la manera de relacionarnos sexualmente en el presente, identificando las dificultades que tenemos para que nuestra manera de comunicarnos sea lo más satisfactoria posible, tanto en un contexto de ligoteo como en un vínculo estable de pareja. Por ejemplo, buscamos como disfrutar con más libertad de forma  consciente cuando  seducimos y nos seducen, no permitiendo que el miedo al rechazo nos condicione negativamente.  Analizamos como mejorar la calidad humana del erotismo, con la intención de aumentar el respeto y la confianza dentro de una relación, y así poder desarrollar la conexión y la complicidad, necesarias para construir algo que merezca la pena vivir.

Muchas veces, las mujeres nos convencemos para hacer un taller de sexualidad, por el malestar generado en nuestras relaciones de pareja, y buscamos pautas para solucionar los problemas dentro de ese contexto, llevadas por el miedo al rechazo de nuestra pareja si no “funcionamos con normalidad”. En este taller planteamos lo contrario, primero tengo que ver qué dificultades tengo para estar bien conmigo misma y buscar la vía para estar conectada con mis necesidades; y después me podré plantear qué quiero compartir y con quién. Ir de nuestra vivencia individual de la sexualidad a la compartida, y dar una prioridad a enriquecer la primera como base para desarrollar la segunda de forma igualitaria, es fundamental para provocar un cambio real y profundo.

Las mujeres necesitamos crear nuestra propia manera de vivir el placer sexual, explorando nuestro territorio corporal y mental con curiosidad lúdica, inventando nuevas formas de llamar a nuestras sensaciones, partiendo del respeto y del afecto hacia la persona más importante de nuestra vida: nosotras mismas.






jueves, 22 de marzo de 2012

Lo que dicen las Mujeres que pasan por el Centro de Terapia de Mujeres para la Salud (I)

Iniciamos una serie de post dirigidos a dar a conocer Testimonios de 
las Mujeres que han pasado por Terapia Psicológica 

"Hola Mercedes,
¿Qué tal estás? Espero que bien.

Te escribo para contarte un poco como estoy, principalmente porque estoy feliz y eso es gracias a vosotras y a ti en particular.

He conseguido aprender a manejar mis momentos de tristeza, frustración, dolor, rabia, sin dejar de vivirlos. Creo, bueno no creo, estoy segura de que estoy viviendo la vida que quiero vivir, siento que voy eligiendo mi camino, siento que tengo el control de mi vida y la verdad, es una sensación maravillosa y gratificante.

No te lo vas a creer pero nos ha comprado otra empresa y el director General de la nueva le dijo a mi jefa que le habían hablado muy bien de mi (todavía no se quién) y que me quería en un puesto que se había quedado libre, Product Manager (umm me encanta como suena) por su puesto le dije que sí, hay que probar y avanzar, ¿te imaginas? Yo que siempre pensé que era más bien cortita ;)

Practico bastante deporte y eso me hace sentir muy bien además trabajo mi autoestima y he conseguido aceptar que soy una persona inteligente, trabajadora, pasional, responsable y con una ganas de vivir que no se las salta un gitano :D

Sólo decirte, gracias  a ti y a las otras psicólogas con las que estuve, he aprendido a vivir, he aprendido a buscar lo que quiero y luchar por ello pero también a aceptar la vida como viene, a veces se escapa a nuestro control, es lo que hay, y creo que la conjunción de todo me hace sentir satisfecha con mi vida, sigo soltera aunque he tenido alguna nueva pareja  y lo que tengo claro es que el día que tenga una pareja será porque soy más feliz que soltera sino para qué???

Muchas gracias por todo, muchas gracias a todas, no se si volveremos a vernos, quién sabe, sino, espero que te vaya muy bien y seas muy feliz.

Un beso, Raquel"




martes, 20 de marzo de 2012

Abierto Plazo Nuevo Taller de Desarrollo Afectivo Sexual para Mujeres


Deshaciendo nuestros nudos emocionales

Las mujeres necesitamos crear nuestra propia manera de vivir la sexualidad, permitiéndonos explorar nuestro territorio corporal y mental con curiosidad lúdica, inventando nuevas formas de llamar a nuestras sensaciones, partiendo del respeto y del afecto hacia la persona más importante de nuestra vida: nosotras mismas.



Este Taller es para ti
  • Si te apetece sentirte mejor con tu cuerpo y así poder disfrutar más de tu sexualidad.
  • Si quieres explorar tu sensualidad y tu erotismo.
  • Si quieres atreverte a decir lo que te gusta con mayor libertad.
  • Si quieres potenciar tus habilidades de seducción.
  • Si tus relaciones sexuales son satisfactorias y te gustaría conocer nuevas formas de placer.
 
Te proponemos

Un espacio donde reencontrarte contigo misma y conectar con tus necesidades eróticas, para:
  • Fomentar una sexualidad saludable basada en el placer, el afecto y respeto hacia ti misma 
  • Desarrollar una sexualidad autónoma centrada en tus propias necesidades
  • Favorecer relaciones de igualdad y buen trato en el plano de la sexualidad

Contenidos

  • Mitos sobre la sexualidad de las mujeres 
  • Auto-conocimiento afectivo-sexual
  • Sensibilización corporal y mental
  • Sexualidad basada en tus necesidades 
  • Sexualidad compartida saludable y satisfactoria



Cuándo

Jueves de 18:00 a 20:00h
Inicio 12 de Abril de 2012 - Finalización 28 de Junio de 2012
Total 12 Sesiones de 2h/semana



Dónde
Avd. Alfonso XIII, 118 Madrid


Precio
80€/mes  
Si quieres Participar

Cumplimenta la Ficha de Participante 
El  grupo  se reducido  para  fomentar  un  climde  confianza,  polo  que  las plazas  son limitadas. 
La reserva de plazas se realizará por riguroso orden de recepción de las fichas de participantes. Una vez que recibamos tu ficha nos pondremos en contacto contigo para confirmar la plaza.
Si esta ocasión no puedes participar, escríbenos y te avisaremos en la próxima convocatoria.

Si quieres conocer más sobre nuestra forma de ver la sexualidad desrgate gratuitamente de nuestra web el último nº de nuestra revista La Boletina: Las Sexualidades de las mujeres.